BY DAVIDMURRAYLAW@GMAIL.COM

Rusias

 

 

La Trinidad, AndreiRublev, 1411 o 1425-27

Galería Tretyakov, Moscú


 

 

He conocido a muchas Rusias.

He estado fascinado por casi todas ellas.

 

Mi primera Rusia fue la del lanzamiento de la Sputnik al espacio.

A su paso, tomé mis primeras lecciones de Ruso,

un adolescente con granos, hace muchas lunas

sin entender mucho sobre nada

pero sintiendo que Rusia sería mi estrella polar.

 

Mi segunda Rusia me tuvo apoyando a refugiados

de matrimonio mixto del rico mosaico de Rusia.

preparando a los que desembarcaron de los aviones con destino a Israel en Viena

para zonas aparentemente más justas: EE. UU., Canadá, Sudáfrica y similares

donde  aun si su identidad podría ser un problema,  no era definitorio.

 

En mi próxima Rusia yo estaba en la OTAN

donde participé en discusiones

sobre el significado del continuo striptease estratégico de Gorbachov

con un estresado Secretario General:

La OTAN no estaba sin timón; sin embargo, estaba confundida.

 

Y luego estuve visitando Rusia  por primera vez

representando a la OTAN en uno de los encuentros iniciales

donde los antiguos enemigos del Este-Oeste podrían encontrarse como iguales aparentes,

buscando un diálogo que pensé que sería de apoyo mutuo.

Aquí también conocí a una familia que luego se convertiría en mía.

Mi última Rusia es la más desafiante.

Busca venganza por su derrota en la Guerra Fría, -una gentil venganza si alguna vez hubo una en la guerra.

una Rusia que se militariza en respuesta a los supuestos esfuerzos occidentales para rodearla

que defiende una agenda social fuera de moda como bandera del modernismo

Que quiere ser el punto de referencia para todo lo que es ruso en cualquier lugar.

 

Esta es una Rusia

que siente que tiene viento en sus velas

una licencia para actuar como le guste en el antiguo espacio soviético -

furtivamente para estar segura,, al menos por el momento ...

pero también detrás de sus fronteras, y tal vez incluso más allá..

 

Esta Rusia que no amo

se ha embarcado en aventuras condenadas al fracaso

De esto estoy seguro.

Esta Rusia creará estragos en el extranjero y en casa

a medida que continúa en su camino traicionero.

 

Los rusos merecen otra Rusia.

Una Rusia que promueva el ingenio de su población

no solo lo que yace bajo su suelo

una Rusia que abandone los juegos egoístas

por un papel constructivo en su vecindario.

 

Una Rusia que mire más allá de su región.

para encontrar su lugar apropiado en el mundo

una Rusia que se trate más de su gente

que de su élite

Una Rusia que esté en paz.

Para leer en inglés

Previous

          Conejos

Next

              Toro