BY DAVIDMURRAYLAW@GMAIL.COM

Orillas del Mediterráneo

 

 

Sobre la costa de Málaga A

Guillermo Gómez Gil, 1918

Colección Carmen Thyssen-Bornemisze



 

Siempre quise volver a amar

a orillas del Mediterráneo

 

El lugar donde tanto de lo que sabemos

se lo debemos a sus civilizaciones.

 

En 1965, fui a quedarme,

siendo un adolescente inmaduro, tres meses en Marsella

 

donde conocí a una joven

con el pedigrí más hermoso

 

Luego iba a saber

que fui bendecido por ser su novio

 

Tres veintenas menos cinco años después

estoy de vuelta en este mar que adoro

 

mirando de nuevo su azul

enamorado de su matiz

 

sintiendo su arena en mis pies

mientras escucho el sonido del agua.

 

Por excepción, en esta primavera de 2020

en las playas no hay gente

 

las olas no tienen con quién jugar

la arena se muere de aburrimiento

 

Nadie sabe qué pasará después

no es exagerado decir que estamos perplejos

 

Pero mirando al mar

donde siempre he querido estar

no siento decepción

agradezco su acogida.

 

Puedo morir aquí, sin menciones

simplemente, sin pretensiones.

Para leer en inglés

Previous

Contra tu voluntad?

                               Reversión

Next